Bandalos Chinos lanzó "Mi Manera de Ser" y "AYNMG"

El grupo argentino estrenó el primer adelanto de su segundo LP, producido por Adán Jodorowsky.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Bandalos Chinos

Bandalos Chinos lanzó sus más recientes sencillos "Mi Manera de Ser" y "AYNMG", anticipando su próximo álbum, grabado a finales de 2019 y principios de 2020 en los estudios Sonic Ranch. Para este material, el grupo originario de Beccar, Argentina, contó con la ayuda del multifacético Adán Jodorowsky en la producción.

En Rolling Stone México, hablamos con Gregorio “Goyo” Degano (vocalista) e Iñaki Colombo (guitarrista) en una entrevista en la que se tocaron los temas de los nuevos sencillos, la manera en la que están lidiando con el confinamiento causado por la crisis sanitaria de COVID-19 y el futuro de la banda.

Quería que me contaran un poco sobre los sencillos más recientes de Bandalos Chinos, “Mi Manera de Ser” y “AYNMG” ¿Cómo surgió el concepto, la letra y la música?

Goyo: Bueno, son dos canciones bastante distintas entre sí, a pesar de que surgen de un mismo momento en la composición. El año pasado hicimos un proceso parecido al de BACH, el disco anterior a este, y nos fuimos a una casa que nos prestaron en Córdoba, en la sierra, para poner ideas en común, componer y producir lo que iba a ser el disco. La verdad es que, una vez más, Champi, el tecladista, fue gran compositor del disco. Después, a nosotros nos tocó el trabajo de ir metiéndonos en las canciones con nuestro propio aporte para convertirlas en canciones de Bandalos Chinos.

Iñaki: Sí, también a la hora de elegir las canciones para estos sencillos estuvo difícil. Hicimos una especie de lado "A" y lado "B". En "Mi Manera de Ser", hicimos algo como más eighties, más enérgico y "Así Ya No Me Gusta" es el lado más introspectivo del disco. Entonces, nos parecía interesante como primer muestra, enseñar esas dos caras.

Bandalos Chinos

¿Podemos esperar que el álbum siga esta línea de los sencillos?

Goyo: No, no, para nada. Este va a ser un disco muy ecléctico. Medio chiste y medio en serio, en el estudio y en la previa, nosotros le decíamos a Adán que queríamos hacer un disco experimental. En ese sentido, cada vez que encarábamos una canción y empezábamos a trabajar nos decía: "¿Quieren que experimente?" y como que nos desafiaba. La verdad es que estuvo bueno hacer eso. Nos permitió que cada canción fuera un universo y que la lírica tomara una foto de nuestras vidas en ese momento.

Iñaki: Va a ir en muchas lineas. El espíritu de este disco de Bandalos Chinos es ser ecléctico. Cada canción es un mundo en sí mismo y la idea en la producción fue justamente eso. Quisimos llegar al extremo, quizás,  sin tanto pensar en el vínculo entre cada una, y no tener miedo a experimentar y explorar un mundo en cada canción. Deliberadamente jugamos con distintos estilos, distintas épocas de la música, citando esos distintos momentos.

 

Justamente quería que me contaran de la experiencia de grabar con Adán y en Sonic Ranch.

Iñaki: Estuvo muy interesante porque en este segundo trabajo con Adán, ya teníamos una relación de amistad y mayor confianza, lo cual dio lugar a esta experimentación que estábamos buscando. Teníamos la confianza para llevarlo al límite con Adán. Decíamos lo que nos gustaba o lo que no nos gustaba. Incluso, estuvimos más tiempo juntos esta vez. Fuimos más días, justamente para buscar que hubiera más espacio para experimentar y probar. Incluso, hubo una canción que hicimos dos veces; una vez en el día uno y otra en el día 20. Nos dimos la posibilidad de ir buscando esa experimentación en cada canción y eso lo hizo muy divertido.

Goyo: ¡Sí! Y con respecto al lugar en sí, también ya estábamos un poco más de locales. Ya conocíamos el estudio y ya sabíamos a la dinámica a la que nos enfrentábamos, porque en BACH fue todo una novedad. Ir a vivir a un estudio durante todo el tiempo que estás grabando. Sobretodo, por la situación social de estar alejado de tu familia y seres queridos. Ahora estuvimos más preparados y cómodos en Sonic Ranch.

 

¿Qué inspiró a Bandalos Chinos a trabajar de esta forma?

Iñaki: Justamente, queríamos hacer algo distinto en cada canción. Si un día queríamos hacer algo más sixties, buscábamos ese sonido un poco más sucio, al estilo de The Beatles. O si queríamos algo ochentero hacíamos algo como en "Mi Manera de Ser". La idea era esa; ir cambiando de universo estético en cada canción.

Goyo: ¡Hay que satisfacer a todos!

 

¿Tiene que ver con lo que está pasando en la cultura musical de Argentina,  Latinoamérica y quizás, en el mundo?

Iñaki: Yo creo que tiene que ver con que ahora pueden convivir muchos estilos sin problema. En la era de los festivales, bueno la ex era de los festivales, porque cuando hicimos el disco, todavía estábamos en la era de los festivales. En la época de las playlists tienes cosas muy distintas entre sí, en un mismo mundo. Es algo que nos propusimos en Bandalos Chinos.

Goyo: Me parece que coincide en cuanto a que tiene ese espíritu de libertad. En realidad, es algo que parte del miedo, de un purismo que surge del miedo a la experimentación y a salir de ese lugar de comodidad, bastante inconsciente. Siempre decimos que queremos ir a lugares nuevos, pero a veces es inevitable querer esa sensación de seguridad que dan esas cosas que ya sabes hacer o que te salen de una manera. Me parece que estuvo buena esa sensación de experimentar con cosas que, incluso, no nos imaginábamos. A nivel vocal, hubo una búsqueda de hacer una interpretación más actoral, al punto que, de repente, Adán me tenía que decir que actuara un poco menos y eso estuvo bueno porque era cruzar los límites para después poder ir hacia atrás. Me parece que esa idea de libertad sí tiene que ver con algo generacional.

 

¿Esa es la dirección en la que va el rock contemporáneo?

Iñaki: Sí, tal cual. Es no auto imponer ningún límite de estilo o de género. Simplemente es ir jugando con todo eso para poder transmitir lo que uno quiera.

 

Durante el proceso de escribir o producir, ¿tuvieron algún momento complicado en cuanto a bloqueos mentales de creatividad o algo parecido? 

Iñaki: Claro. Siempre hay una etapa de bloqueo. Es como el muro final que hay que saltar.

 

¿Cómo "brincar" ese muro?

Goyo: En el caso de Bandalos Chinos, es algo bastante colectivo. Al ser varios integrantes, de repente habrá uno que afloja, pero ahí está el otro con más energía en ese momento y va tirando del resto. Se termina dando una cosa sincronizada en la que uno afloja y uno levanta. En lo personal, antes de ir a grabar, me costó un montón. Bloqueado. Una vez que llegué al estudio en Sonic Ranch, me sirvió para desconectar. El aislarnos nos hace poder estar en contacto entre nosotros, para poder limar asperezas y llegar a un nivel de profundidad de diálogo que son necesarios. En el trajín de la gira y de todos los días es muy difícil de alcanzar. Eso terminó de desbloquearme en algunas cuestiones para poder estar más conectado y más en feeling.

Bandalos Chinos

Hablando de aislamiento, la pandemia nos sacudió a todos. Ustedes, ¿cómo se han adaptado a lo que está pasando? ¿Planean escribir música sobre todo esto?

Goyo: Eso sale sólo. Incluso, hubo momentos durante el encierro en donde yo siento que todo el mundo estaba queriendo hacer "la canción" de la cuarentena. Las ideas están en el aire y todos las quieren agarrar, pero hay que tener paciencia y esperar un poco. Pero sí, nuestros planes cambiaron drásticamente como los de todo mundo. Estamos con la idea de retomar actividad cuando todo esto afloje y mientras tanto, tenemos la suerte de tener el disco ya grabado para poder seguir sacando material, aprovechando la hiperconectividad que vivimos hoy en día para estar presentes de algún modo. Toda esta onda de las videollamadas, livestreaming y esa cuestión, no nos estimula demasiado en Bandalos Chinos. Entendemos que está bueno y que a la gente le hace bien, porque las veces que lo hemos hecho, hay muy buena retroalimentación. Pero no creemos que pueda llegar a ser algo que reemplace el show en vivo.

Iñaki: Como decía Goyito, la cuarentena nos agarró cuando teníamos el disco de Bandalos Chinos ya grabado. No estaba terminado, porque nos faltaban cosas; el video, terminar de definir el arte, los lanzamientos y todo eso. Entonces, para mí y para los chicos, el disco está siendo una especie de norte en este caos y en este vacío súbito que se generó por la cuarentena. Es como algo por lo que seguir viviendo. El disco es la motivación principal. Intento vivir al día. Sigo muy conectado con la música, tocando muchísimo y estoy aquí en casa, intentando mantener la calma.

 

Por suerte, tenemos música para sacarnos adelante en toda esta incertidumbre.

Goyo: Totalmente. A mí me gusta decir que la música es como un bálsamo para la humanidad y le hace un mimo a las personas.

 

¿De qué forma son diferentes la escena musical de México y la de Argentina?

Goyo: Yo creo que en Argentina se percibe desde fuera como algo bastante federal, en el sentido de que surgen proyectos muy copados en todos los puntos del país, pero estuvo mucho tiempo centralizado. Ahora, percibo una descentralización. Hay festivales a diestra y siniestra del país, lo cual es muy bueno para las bandas locales. Y después, como somos una banda internacional en México, la verdad es que en Bandalos Chinos nos sentimos muy bien recibidos por la escena en general y por los artistas que hemos conocido. Los grupos de México nos han apoyado, nos vienen a ver y nos ofrecen su ayuda. La verdad es que hemos conocido gente muy talentosa, como es el caso de CLUBZ, que a mí me encantan y los admiro. Tuve la oportunidad de conocerlos en Monterrey y hablamos sobre la posibilidad de hacer algo juntos en el futuro.

Iñaki: Hay un montón de artistas interesantes en México. Bueno, en realidad, nuestro productor, Adán Jodorowsky, tiene un pie muy fuerte en México. Es parte de la escena musical mexicana, por lo que trabajar con él, nos puso en contacto con toda la escena mexicana. Desarrolló muchas cosas en México con León Larregui, Daniela Spalla... Cuando trabajamos en el rancho (Sonic Ranch), nos cruzamos con David Aguilar, un cantautor fantástico. Pudimos coincidir unos días con él porque todos estábamos grabando con Adán. No quiero dar muchas pistas, pero algo sucedió ahí.

Sé que es difícil planear un futuro en este momento, pero, ¿qué tienen en mente para Bandalos Chinos? 

Iñaki: Uy. Es verdad. Es difícil. Por lo pronto, queremos seguir sacando música y en cuanto se pueda, seguir viajando. Esa es una aspiración que tenemos.

Goyo: Creo que el plan con Bandalos Chinos sigue siendo el mismo. Solamente, tenemos que adaptarnos al contexto que nos está tocando vivir y afrontarlo con tranquilidad, como dijo Iñaki, día a día. Y en cuanto se pueda, retomar la acción de salir a tocar y grabar. Queremos continuar en esta "bicicleta" eterna de entrar al estudio y girar.

Puedes escuchar los nuevos sencillos de Bandalos Chinos aquí:

 

 

 

 

 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook