Conciertos para la cuarentena: Kiss, Melbourne, 2003

La banda se unió con la Orquesta Sinfónica de Melbourne para ofrecer un concierto memorable.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Kiss

Ante la cancelación de prácticamente todos los conciertos en esta fechas, una actividad que podemos hacer es quedarnos en casa a revivir algunos de los mejores conciertos de artistas reconocidos. Presentamos nuestra más reciente edición de una larga selección de presentaciones que puedes ver durante esta cuarentena.

Te puede interesar: Grandes conciertos para ver desde tu casa

Kiss: Melbourne, 2003

La grabación significó el cuarto álbum en vivo y el primer DVD de la banda.  La presentación ocurrió en el actual Estadio Marvel, el cual cambió de nombre en 2018, para el show de Kiss lleva el nombre: Domo Telstra.

El legendario grupo de rock proveniente de Estados Unidos hizo equipo con el conductor de la Orquesta Sinfónica de Melbourne en los arreglos que tocaron en esta presentación para la posteridad. Kiss se reunió para darle un giro a sus conciertos, ya que nunca habían trabajado con una orquesta en vivo. Previo a la grabación del espectáculo, los integrantes de la agrupación hicieron diversas declaraciones al respecto, mostrando su gusto por esta experiencia.

"El resultado será nada más y nada menos que un 'boom sinfónico', mencionó Paul Stanley. "Beethoven y Mozart se levantaran para bailar con los puños en el aire mientras damos un espectáculo que será un clásico. Esta vez será de corbata negra y cuero negro", concluyó.

La Orquesta Sinfónica de Melbourne participó en el segundo y tercer acto del concierto; la sección de cuerdas de la orquesta tocó un set de cinco canciones en versión acústica en el segundo acto y para el tercer acto, la orquesta entera, compuesta de 60 personas, se unió al concierto para cerrar con los éxitos "I Was Made for Lovin' You" y "Rock 'n Roll All Nite".

Un año después, Paul Stanley habló sobre la experiencia en retrospectiva y lo que aprendió de ella: "Tengo que decir, sin sonar presumido, que lo que hicimos reafirmó el hecho de que estuve en lo correcto. Sólo hay dos tipos de música: buena y mala. No puedes tomar algo que no es bueno, y hacerlo bueno con sólo embellecerlo. Lo que puedes hacer es tomar un concepto y música como la de Kiss y juntarlos con algo igualmente grandioso y creíble y salir con algo aún más increíble".

Mira el concierto:

 

 

 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook