Conciertos y festivales podrían regresar hasta 2021

De convertirse en una realidad, este aplazamiento podría suponer un golpe fatal para la industria de los conciertos y festivales.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Escrito por Uriel Monterrubio

La industria musical está pasando por la mayor crisis de su historia gracias a la contingencia global causada por el COVID-19. Si bien, muchos músicos han aprovechado para adelantar nuevo material y realizar presentaciones a través de las plataformas digitales, la suspensión de conciertos y festivales supone un golpe muy duro para el negocio, y ahora, hay informes que señalan que estos eventos no regresarán sino hasta el otoño de 2021.

Así lo considera el doctor Ezekiel Emmanuel, exdirector del grupo del Centro para el Progreso Americano quien recientemente brindó una entrevista para New York Times. En esta, Emmanuel afirmó que no hay posibilidad de que los eventos masivos de cualquier índole se lleven a cabo durante al menos un año más.

Te puede interesar: Cómo ayudar a tus artistas emergentes favoritos

"Reuniones más grandes, conferencias, conciertos, eventos deportivos, cuando las personas dicen que van a reprogramar para octubre de 2020, no tengo idea de cómo creen que es plausible. Creo que esas cosas serán las últimas en regresar. Siendo realistas, estamos hablando del otoño de 2021", mencionó Emmanuel.

El médico sostiene que la economía debe reactivarse poco a poco y con las actividades que menos riesgo supongan para la sociedad; no obstante, hay que esperar para ver cómo reaccionan las empresas que se encargan de estos eventos masivos. Hasta el momento, la gran mayoría de conciertos programados para el primer semestre del año han sido pospuestos para los meses que van de septiembre a diciembre, y aún con estas medidas, la industria se encuentra al borde del colapso, por lo que retrasar 18 meses las actividades sería catastrófico para algunos.

UNA ENORME PÉRDIDA PARA LA INDUSTRIA DE LOS CONCIERTOS Y FESTIVALES

Recientes estimaciones hechas por Pollstar, una de las más importantes publicaciones en cuanto al negocio de conciertos se refiere, aseguran que si la contingencia se levanta para finales de mayo, la pérdida sería "mínima" con un total de 2 mil 300 millones de dólares. No obstante, si la pandemia se extiende hasta agosto, la suma llegaría a los 5 mil 200 millones de dólares, pero si la situación global se mantiene hasta finales del año, se podrían alcanzar 9 mil millones de dólares en pérdidas.

La preocupación es latente en todo el mundo. Daniel Grinbank, uno de los empresarios musicales más importante de Argentina, aseguró que será muy difícil recuperarse de esta catástrofe. “Si sumamos esto a la crisis que ya traíamos, el resultado es un desastre. Va a ser muy complicado recuperarse de esto”.

Por su parte, la Federación de la Música en España lanzó un comunicado donde reitera la complejidad de la industria y todos los sectores que se están viendo afectados. Tan sólo en el país ibérico, ya se prevé una pérdida de 800 millones de euros.

"Para hacer posible la industria de la música en vivo es necesaria la implicación de distintos colectivos profesionales que están siendo afectados por la crisis de salud pública que ha generado la pandemia del Covid-19. Estos colectivos son los artistas, los intérpretes, los promotores, los organizadores, los managers, el personal de electricidad, el personal de instalaciones y seguridad, etc. Todos ellos están viviendo esta crisis en una situación de incertidumbre y sufriendo un impacto económico que no sabemos hasta cuando durará", menciona la FME.

Este año se tenía previsto como uno de los más lucrativos en lo que a conciertos y festivales se refiere. Tan sólo el No Filter Tour de The Rolling Stones, que se vio suspendido en 2019 por las complicaciones de salud que tuvo Mick Jagger, suponía una ganancia de 10 millones de dólares por fecha.

 

 

El panorama es complicado para la industria, y si las estimaciones del doctor Ezekiel Emmanuel resultan ser ciertas, podríamos llegar a un punto en el que no volvamos a ver a nuestros artistas favoritos en vivo en un largo periodo de tiempo.

 

 

 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook