Un boxset póstumo de Daniel Johnston está en camino

Record Store Day es una iniciativa global que promueve, apoya y divulga las tiendas de discos independientes.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Daniel Johnston
Daniel Johnston en La Casa Encendida, Madrid. Fotografía de nvivo.es
Escrito por Andrea Molina

El músico y dibujante estadounidense Daniel Johnston, fue una de las figuras más influyentes en la escena underground y desde su fallecimiento en septiembre del año pasado a causa de un ataque al corazón, los homenajes a su legado no han cesado. Ahora, en el marco de los lanzamientos para Record Store Day 2020, se anunció que un boxset póstumo del artista viene en camino.  Titulado The End Is Never Really Over, el boxset reunirá copias en vinilo de los álbumes 1990 y Artistic Vice de Johnston; lanzados en 1990 y 1991 respectivamente.

Es la primera vez en diez años que estos LPs se ponen en circulación, y solo estarán disponibles 500 copias a nivel mundial para esta edición especial del boxset, la cual será lanzada el próximo 29 de agosto.   Junto con el vinilo, The End Is Never Really Over también incluirá stickers, una camiseta y un libro de arte con ilustraciones de Johnston; así como un pin de 'Jeremiah the Frog', el personaje en la portada de su álbum Hi, How Are You.

 

Daniel Johnston: la historia de un creador incansable.

El fallecido cantante, compositor y artista visual se ganó la admiración del público por la originalidad de sus obras. Su estética amateur, descrita frecuentemente como despreocupada y cuasi infantil, de cada uno de sus proyectos, tanto los musicales como sus ilustraciones, lo llevaron a convertirse en uno de los músicos de culto más reconocidos entre los jóvenes.

Kurt Cobain también fue uno de sus admiradores. Mencionó al álbum Yip/Jump como uno de los más influyentes de su vida, y las fotografías del líder de Nirvana portando la camiseta de la rana alienígena Jeremiah son un ícono inequívoco de la decada de los noventa.

Con una gran trayectoria detrás, Johnston era un artista singular, visual y musicalmente. Diagnosticado en múltiples ocasiones con esquizofrenia y trastorno bipolar, se quedó fuera de la escena mainstream de la época. "Todo a lo que te aferras se pudrirá", canta en "Big Business Monkey", "y todo lo que hagas será olvidado".

Daniel Johnston encarnaba la contradicción.  Cantó sobre el bien y el mal, el sexo y el verdadero amor.  Sus composiciones tenían una inocencia que disfrazaba sus varios años de trabajo. Sus letras flotaron en rimas infantiles, pero abordaron temas adultos de amor, pérdida y enfermedades mentales.

Desde principios de los años ochenta, cuando comenzó a grabar en el sótano de sus padres en West Virginia, su productividad era prácticamente ininterrumpida. En ese entonces, regalaba copias de sus cassettes caseros como si fueran tarjetas de presentación, a veces metiéndolas en bolsas de hamburguesas en el McDonald's donde trabajaba. Pronto, las disqueras comenzaron a llamar a la sucursal de la cadena para ofrecerle contratos a Daniel. Cuando el resto del mundo comenzó a descubrir su música al inicio de la siguiente década, ya había una gran cantidad de material producido por el artista.

Incluso en los últimos años, Johnston nunca dejó de trabajar, aunque la disponibilidad de sus proyectos al público se desaceleró considerablemente. Para 2017 había acumulado un archivo de alrededor de 1500 cintas inéditas.

El impacto de Johnston en el arte, la cultura y el espíritu de finales del siglo XX, está bien documentado, al igual que su influencia en la música moderna. A lo largo de los años, se ha acumulado una inmensa bibliografía de artículos de revistas y entrevistas del artista, desde The Story o fan Artist de Everett True, hasta el documental de retratos de Jeff Feuerzeig, The Devil and Daniel Johnston. 

"Él bombeaba montones de arte, dibujaba todos los días, escribía todos los días", dice Jeff Feuerzeig, director del documental de 2006 The Devil and Daniel Johnston. "Este es un hombre que vivió y respiró arte".

 

 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Sobre el autor

Andrea Molina