Ecoturismo en primavera

Aprovecha la llegada del clima cálido para conocer los tesoros naturales de Latinoamérica.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Escrito por Alex Morris

En un mundo en el que la gente cada día se preocupa más sobre el cuidado del medio ambiente, la popularidad del ecoturismo ha ido en aumento. Esta creciente modalidad de excursiones apuesta por invitarnos a pasar más tiempo en contacto con la naturaleza, saber más de ella y fomentar su protección, claro, sin dejar de lado la diversión. México y el resto de Latinoamérica son conocidos por su extraordinaria biodiversidad, lo que hace a toda esta región un lugar ideal para practicar esta forma de turismo.

Diversidad en la Huasteca Potosina

Espectáculo en el cielo

Miles de aves de distintas especies salen y regresan cada día al Sótano de las Golondrinas, una profunda cueva de alrededor de 500 metros de profundidad. Para ver el espectáculo, tienes que llegar antes del amanecer o del atardecer, te maravillarás por el parecido a una lluvia de aves multicolor. Si eres más aventurado, además de la caminata, también está la opción de descender la cueva a rapel mientras los pájaros están afuera.

Aguas cristalinas

Un recorrido por el río Tampaón te lleva a una profunda caverna de agua turquesa en la que puedes refrescarte. Antes de llegar a la Cueva del Agua, hay que caminar por un puente colgante, desde el que se aprecia el montañoso paisaje y sus rocosas paredes. Si continúas yendo sobre el río, te encontrarás con la cascada de Tamúl, bajo la que se encuentra el cenote. Ésta es la más alta de San Luis Potosí. 

Jardín surrealista

El millonario artista británico Edward James mandó a construir esta obra arquitectónica del siglo XX, que ahora es un aclamado destino turístico en la huasteca. Las construcciones, inspiradas en la corriente surrealista, alguna vez fueron su hogar y el de especies animales exóticas. Son decenas de escaleras, torres, arcos y pabellones que conviven armoniosamente con la naturaleza del jardín, que más bien parece una selva. Una magnífica unión del arte y la naturaleza.

En lo profundo de Perú

La provincia de Moyobamba, al norte del Perú, alberga a lo que llaman “el bosque inundable más alto” del país. Para sumergirte en la inmensa biodiversidad de La Tingana, puedes contratar un recorrido guiado en canoa u optar por una “caminata ecológica”. De igual manera, hay miradores desde los que puedes hacer observación de aves. El refugio natural cuenta con búngalos y área de campamento para hospedarse. En su restaurante, podrás probar, e incluso aprender a preparar, platillos típicos del amazonas hechos con ingredientes locales. 

 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook