Beck está en su camerino, una habitación de paredes negras llena de trajes, camisas y zapatos. Antes de dar un show en México, se sienta en un sillón negro y se mantiene sonriente y calmado. Comienza a hablar sobre Pharrell Williams, con quien había querido colaborar desde hace 20 años. “Quería hacer mi álbum después de Midnite Vultures con él, con The Neptunes, pero terminé tomándome un descanso y luego hice Sea Change y simplemente nunca sucedió”, narra. “Alrededor de 2012, me acerqué a él, lo visité en el estudio y pasamos el rato. Me dijo que hiciéramos un disco juntos así que nos reunimos en 2013. Luego tuvo grandes canciones, una tras otra. Morning Phase salió y eso fue todo. Ambos nos enfocamos en nuestra propia música por un tiempo. Y después, a principios del año pasado, volvimos a vernos y comenzamos a trabajar”.

El resultado de este trabajo es Hyperspace, el álbum número 14 del músico californiano. Este proyecto lanzado el 22 de noviembre fue coproducido por Williams y en él colaboran Chris Martin, Greg Kurstin, Sky Ferreira y Terrell Hines. Beck define este disco como “una especie de instantánea de la vida y en esos momentos donde todo es un cuadro congelado. Es un marco congelado de la vida”. 

Además de conectar con Pharrell (“De él surge una especie de energía que es difícil de explicar, pero es muy inspirador. Y creo que eso es lo que hace por las personas con las que trabaja, las inspira a sacar lo mejor de sí mismas”), Beck también trabajó este año con Alfonso Cuarón. El director mexicano se acercó a algunos de sus músicos favoritos para que formaran parte del álbum Music Inspired by the Film Roma

“Fui a ver una proyección y la película realmente me conmovió. El estilo y la historia realmente se sintieron como de una de las mejores películas que había visto en mucho tiempo y algo que ansiaba y que siento que falta en el cine. Así que estaba tan inspirado que comencé a hacer todo el álbum para una banda sonora. Originalmente pensé que quería que yo hiciera toda la música para la película [risas]. Y cuando ya tenía unas cuatro canciones y descubrí que sólo quería una canción”. Entonces hizo un cover a “Tarantula” de Colourbox. “Sentí que hablaba sobre la película de alguna manera, se sentía como la psicología de los personajes”, explica.

Beck creció en Los Ángeles, en una colonia llena de mexicanos, salvadoreños y algunos guatemaltecos, por lo que la cultura latina es parte de él. “Ese fue el mundo en el que nací y crecí”, dice. Por esta razón, cuando Beck vio Roma, sintió familiaridad. “Sentí que me dio una visión de la vida en México, que es específica de una familia pero que se siente universal de alguna manera. Crecí en una época similar”.

A pesar de haber crecido rodeado de mexicanos que le decían “Qué onda, güero”, su mejor recuerdo de nuestro país es el público. “Está lleno de mucho corazón y mucha energía. Son muy generosos y apasionados”, afirma. “Y hay otros lugares en el mundo con grandes audiencias, pero no lo muestran tanto. Así que realmente ayuda como intérprete cuando das tanto y tienes una audiencia que te devuelve algo. Lo lleva todo a un nuevo lugar”.