Julieta Venegas y el significado de compartir la música

"Es importante pensar en el racismo que tenemos en México y la discriminación que está tan metida en nuestro tejido social". 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
El significado de compartir la música
Escrito por Uriel Monterrubio

Tras el lanzamiento de su álbum conceptual, La Enamorada, en 2019, Julieta Venegas ha regresado con un proyecto muy especial. A partir de conocer la difícil situación que la Banda Filarmónica Tukyo'm ët Xuxp de San Pedro y San Pablo Ayutla, Oaxaca sufrió en diciembre pasado tras el robo de sus instrumentos musicales, la cantautora mexicana decidió apoyar una noble causa que transformó la vida de decenas de niños y la suya misma.

En una entrevista para Rolling Stone México, Julieta Venegas nos cuenta cómo vivió la experiencia de grabar dos de sus temas más profundos con esta Banda Filarmónica, los retos que las mujeres mexicanas enfrentan día con día y el significado de compartir la música para lograr un verdadero cambio.

¿Cómo has vivido esta cuarentena? 

Al principio estaba muy desanimada, no quería participar en nada y todo mundo se puso en una agitación digital, se volvió loco todo. Tuve la reacción opuesta de hacerme a un lado y ahora me siento más normal, más acostumbrada a la situación y tratando de llevar la incertidumbre como se puede sin clavarme tanto. Empecé a meditar, eso también ayuda. 

¿Cómo nació esta colaboración con la Banda Filarmónica Tukyo'm ët Xuxp de San Pedro y San Pablo Ayutla, Oaxaca?

Varios amigos músicos y yo nos enteramos que les habían robado sus instrumentos, es una banda de músicos de niños y adolescentes, el más pequeño tiene como 7 años. Además es el centro de la comunidad, ensayan todos los días, tienen una actividad súper linda y les roban los instrumentos, ¿cómo es posible que alguien pueda hacer algo así? ¿Cómo es que alguien puede robarle los instrumentos a una banda de niños en una comunidad aislada? 

Poco a poco recuperaron los instrumentos con la ayuda de la sociedad civil, las autoridades de cultura en Oaxaca y con sus propios ahorros. Nosotros queríamos hacer algo que fuera más allá de eso y nos gustó la idea de ir y grabar con ellos, aunque son dos canciones que ya están editadas, queríamos tocarlas con ellos y que las regalías fueran para ellos, creo que es una gran manera de ayudar. Entonces Dan Zlotnik hizo los arreglos de esas canciones y estuvimos ahí a finales de febrero, antes de que la gente se encerrara y fue súper lindo, veo esos videos y me da mucha emoción, me emociona poder compartirlo y que la gente lo vea y que sepan que las veces que vean estos videos estarán ayudando a la comunidad. 

El significado de compartir la música

 

¿Qué significó para ti esta experiencia? ¿Cómo te cambió?

Me pareció lindo darle un significado a lo que estaba pasando, y el significado era compartir la música, por más que todo lo que rodeaba la situación era triste. En la comunidad de Ayutla llevan ya tres años sin agua potable pidiendo ayuda a las autoridades y no logran que les ayuden, está fuertísimo. También me pareció importante resaltar esa parte. Es una comunidad aislada que está súper desprotegida y no sabes las ganas de estar ahí y ayudarles. Pero a la vez son muy fuertes. Fue gracias a Yasnaya Aguilar que llegamos ahí, es una chava activa, lúcida, soy muy fan de todo lo que escribe. Es lingüista y traductora y además tiene una visión que a todos nos puede enseñar un montón acerca del mundo, es una voz muy necesaria últimamente. Que se haya dado esta posibilidad fue algo histórico y único y sea por lo que haya sido que hayamos llegado allí, me pareció un momento muy bonito. 

¿Qué podemos aprender de estas pequeñas comunidades?

En estos momentos que estamos en el aislamiento y en nuestras vidas tal y como las conocemos están en pausa (para mucha gente, porque muchas otras no tienen esa posibilidad), creo que es una gran oportunidad para darnos cuenta de a qué le damos importancia en nuestras vidas, ya sea el producir, el estar, al crecer… O a nuestros vínculos. En estas comunidades le dan prioridad a esto y me parece muy bonito.

Creo que en estos tiempos que somos tan vulnerables, que necesitamos a las demás personas, es bueno hacer esta reflexión: ¿Por qué tenemos tanta prisa todo el tiempo? ¿Por qué queremos comprar todo, todo el tiempo? ¿Por qué queremos participar en todo, todo el tiempo? Por qué no nos fijamos en quienes necesitamos cerca en estos momentos y que ese sea el punto de partida, bajarle a esta cosa de ser bichos consumistas y pensar un poco y decir ¿Por qué estoy actuando en automático? ¿Por qué siempre quiero más? Hay que regresar un poco a lo que es verdaderamente importante. 

Escogiste los temas "Mujeres" y "Andamos huyendo", ¿Cómo tomaste esta decisión?

Las escogimos con Lynn Fainchtein, nos pareció lindo que tuviera un mensaje que fuera más allá de una canción de amor porque al final del día es un tema que sigue estando muy presente, el sentirte perseguido. Cuando escribí esta canción ("Andamos Huyendo") me inspiré en un libro de Elena Garro que se llama Andamos Huyendo Lola y esa sensación de persecución quise plasmarla en un tema. Pero también siento que tiene que ver con la autoridad, con estar fuera de la estructura patriarcal, "heteronoséqué" y demás. Entonces las mujeres, los indígenas, los gays, los trans, todo mundo queda fuera de algo muy cerrado.

Para mí ser de las otras y de los “otres” es todo un tema. En este momento es muy importante reflexionar estas cosas, cuando grabamos estas canciones no sabíamos qué iba a pasar, pero creo que podemos aprovechar este tiempo y pensar algunas cosas. Ahora que está el tema de George Floyd en Estados Unidos, es importante pensar en el racismo que tenemos en México y la discriminación que está tan metida en nuestro tejido social. 

"Mujeres" es un tema que refleja una realidad muy dura de las mujeres de México, desde tu perspectiva, ¿qué está haciendo bien esta nueva generación de chicas en contra de la violencia? ¿Qué deberían evitar y qué deberían considerar?

En este momento lo que tiene que pasar es que se encienda el corazón de todas las mujeres. Porque podemos ser una fuerza política que haga presión para que se hagan cambios reales en la estructura. Hay algo en la sociedad mexicana de cómo percibimos a las mujeres, hay muchas figuras que cuestionar empezando por la “madre santa” porque no lo es, y esto es en gran medida lo que pasa en las marchas con la reacción de la gente, “las feministas son agresivas y rayan estatuas, etc” y pierden de vista lo central, que hay una estructura que permite un trato a las mujeres que no está bien y no es normal. La única manera de cambiarlo es que cada quien reaccione con rechazo a estas cosas que pasan.

Hay que empezar a cuestionar nuestras tradiciones, estos chistes que tiramos por ahí y “es como siempre hemos sido” ¡Y no! Las sociedades podemos cambiar. Pensamos: “Es que las tradiciones no se cuestionan” ¡Hay que cuestionarlo todo! Me emocionó un montón ver a las mujeres salir a la calle. Unos años viví en Argentina y ahí ya llevan cinco años desde que empezó el movimiento de #NiUnaMenos y siento que han sido como una punta de lanza para toda Latinoamérica. 

Pero yo sé lo que es ser mexicana, yo sé lo que es caminar en la calle con miedo, yo sé lo que es no querer llamar la atención y que de repente una nueva generación de mujeres salga a la calle enojada. Pues mucha gente no sabe cómo reaccionar a las mujeres enojadas, no entienden “la mujer enojada está mal, porque la mujer debe ser linda, modosa, calladita” porque es la figura de la madre santa y es todo lo que debemos desarmar y reescribirlo, lo que sólo podremos hacer todas y todos juntos. 

 

Te puede interesar: #JusticiaParaGiovanni: fuerza excesiva a la mexicana

 ¿Cómo puede ayudar la música en estos tiempos tan surreales? 

Siempre he pensado que al arte le toca ser un poco egoísta. Si te nace escribir sobre problemas sociales está bueno que lo hagas pero si te nace escribir sobre el despecho también hay que hacerlo. Para mí no hay obligación en que el arte exprese, pero sí creo que al tener un micrófono en frente, está bueno que la gente que está en el mundo de la música genere el diálogo que necesitamos ahora. Es momento de reflexión y dejar de pensar en que todo esto pase para poder seguir la vida igual, a mi me deprime la idea de que todo vaya a seguir igual, hay que aprovechar estos momentos para cambiar en algo. 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook