El viaje de Bobby Gillespie

En su cumpleaños 58, repasamos la carrera del exbaterista de The Jesus and Mary Chain y líder de Primal Scream.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Bobby Gillespie

Bobby Gillespie es un músico multifacético nacido en Glasgow, Escocia. Su carrera como baterista en The Jesus and Mary Chain fue su primer salto a la fama, pero su talento musical va mucho más allá de la batería, ya que desde 1982, ha fungido como líder de Primal Scream, luciendo así, una carrera que abarca casi 40 años como músico.

The Jesus and Mary Chain y la juventud de Bobby Gillespie

Antes de convertirse en baterista, Gillespie trabajaba como roadie en la banda Altered Images y bajista en The Wake, es decir, su vida siempre giró alrededor de la música, en cualquier ámbito. Su incursión a The Jesus and Mary Chain ocurrió gracias a su amistad con el bajista de la banda, Douglas Hart, quien lo invitó a formar parte del grupo tras la temprana salida del baterista original.

El peculiar estilo de Bobby Gillespie como baterista se debía a que sólo utilizaba dos tambores, un arreglo poco común y minimalista para cualquier baterista. Según él, su arreglo era ese por falta de habilidad. Junto con el estreno de Psychocandy, el primer LP de The Jesus and Mary Chain, Primal Scream lanzó su primer sencillo "All Fall Down", pero el éxito llegó hasta unos años después.

Tras firmar con Creation Records, Primal Scream despegó su carrera dentro de la escena indie pop en el Reino Unido, pero el grupo no está atado a un solo género musical, ya que a lo largo de su carrera, han pasado por indie, pop, rock, acid house y dance, entre muchos otros.

Bobby Gillespie

Screamadelica y su impacto

En Screamadelica, el disco más aclamado de Primal Scream, Bobby Gillespie alcanzó un nivel de creatividad muy importante. En una entrevista del 2011, Gillespie habló sobre el impacto del LP. “Hemos estado tocando algunas de esas canciones desde hace 20 años. No es extraño pensarlo, porque los discos viven en la gente. La pasamos muy bien haciendo el disco. Fueron momentos muy creativos en la banda”.

También explicó lo que pasaba por su cabeza cuando estaban grabando el disco en 1990. “Hay algunos recuerdos más borrosos que otros, pero recuerdo que me decía a mí mismo: ‘no puedo no cantar bien en estas canciones, son las mejores que tenemos’. Y también recuerdo que Jam, el estudio en el que estábamos grabando, cerró después de una de nuestras sesiones de grabación. El dueño del estudio huyó, pero no con nuestro dinero porque no le habíamos pagado todavía”, dijo Bobby.

Al ser preguntado sobre si se siente cómodo con que Screamadelica esté en muchas listas de los mejores discos de la historia, Gillespie respondió: “Es un buen disco. No sé si tan bueno como Funhouse de The Stooges, pero es bueno”. En los inicios de Primal Scream, Bobby mencionó que The Stooges ha sido una de sus influencias musicales más importantes.

El LP marcó a muchas personas en esa generación, por lo que hoy en día agradece tener ese efecto en su público. “Es bonito escuchar a la gente decir esas cosas. También me pasa a mí. Yo también siento lo mismo con los discos de otros artistas. No es algo que te infle el ego, de hecho, es algo que me hace sentir más humilde”, puntualizó.

Bobby Gillespie se adentró al mundo del acid house como persona y como artista, pero lo que más le llamaba la atención era el ambiente que se generaba en los conciertos de ese estilo. “Los eventos de acid house venían de la mano con el éxtasis, y me gustaba la droga, pero lo que más me llamó la atención fue la emoción que se respiraba en el ambiente, a diferencia de los conciertos de rock en ese entonces”.

Te puede interesar: Depeche Mode transmitirá su concierto 'LiVE SPiRiTS' en YouTube. 

Sin embargo, Bobby Gillespie sintió el peligro de llevar una vida tan cercana a las drogas. “Las cosas se tornaron oscuras rápidamente. Empezamos con speed, luego fue éxtasis, cocaína y al final fue la heroína. En 1992, teníamos que decidir si íbamos a ser drogadictos o artistas. Dejé las drogas hace 11 años”.

A pesar de haber vivido una vida agitada en su juventud, no le preocupa que sus hijos lean sobre su pasado. “Tengo dos hijos adolescentes. Crecieron en el siglo XXI en Londres y sé que pueden ver cosas mucho peores en sus teléfonos. Podrían ver un asesinato de ISIS en dos segundos. El rock & roll no se compara con eso”.

Bobby Gillespie: orgullo de Glasgow

El viaje de Primal Scream a través de los géneros musicales los ha llevado a experimentar con estilos e instrumentos abismalmente diferentes, creando el sello de una banda que lleva más de treinta años en la industria. Gillespie siempre soñó en grande. “Quería estar en las portadas de los periódicos de música. Quería cambiar la cultura musical, mejorarla y ser el centro de la cultura”.

Su vida fuera de la música también es interesante, ya que al ser de Glasgow, Bobby tiene un fuerte sentido de identidad con la ciudad. “Me siento de Glasgow antes que de Escocia. Siempre he estado orgulloso de la ciudad y creo que la ciudad está orgullosa de nosotros. Es un lugar de mucha tradición. Es una ciudad radical y artística. Tiene alma”, dijo Gillespie en una entrevista de 2019.

El multifacético artista también tiene una marcada opinión política, en especial sobre el Brexit. “Nigel Farage (antiguo líder del Partido de la Independencia del Renio Unido) está vendiendo una ilusión al decir que si salimos de la Unión Europea, todo estará bien. Brexit se trata de destruir los derechos de los trabajadores y al medio ambiente. Se trata de terminar el trabajo de la revolución de Thatcher”.

Bobby Gillespie pertenece a un grupo selecto de artistas británicos que cambiaron la cultura musical, como lo soñó. Más allá de ser una estrella de rock, Bobby es un ícono musical que no tiene miedo de hacer algo distinto, ni de expresar su opinión sobre temas polémicos. Siempre soñó con transformar la cultura musical y a su manera, lo ha logrado. ¡Felices 58, Bobby Gillespie!

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook