Después de ver Doctor Sueño podemos asegurar que uno de los aciertos del director Mike Flanagan fue la elección de Ewan McGregor para caracterizar al adulto Danny Torrance en la secuela de El Resplandor. Tuvimos la oportunidad de platicar en exclusiva con el intérprete escocés en Los Ángeles, California en una charla cuyo eje principal fue explicar los retos que implica enfrentarse a un referente como El Resplandor. “Para mí, El Resplandor no es una historia de terror tal y como entendemos el género. Se trata de un thriller psicológico con varios aristas. Lo que me parece fascinante de Doctor Sueño es que Stephen King creció el universo de una manera muy inteligente. El Resplandor básicamente trata de tres personajes: un padre, madre e hijo quienes lidian con esa extraña energía que habita en el hotel. En este episodio, King suma una historia más que tiene que ver con un clan de personajes que fueron humanos pero que ahora son una especie de vampiros y en donde Rebecca Ferguson interpreta a su líder, ellos se alimentan de la energía psíquica de los niños”, nos dice McGregor quien en esta ocasión, comparte créditos protagónicos con la niña actriz Kyliegh Curran quien caracteriza a Abra Stone, una de las posibles víctimas de la secta mortal.

“La atmósfera claustrofóbica de la primera novela que después se transformó en la icónica película de Stanley Kubrick cambia por completo en Doctor Sueño. Hay una exploración de esos poderes psíquicos fuera de la locación del hotel. Por ejemplo, mi personaje en principio no conoce a la pequeña Abra en persona sino a través de una conexión espiritual que ambos construyen. Es una situación muy particular por lo que considero que esta historia es más espiritual”, añade el actor.

McGregor tiene la oportunidad de presentarnos en la primera parte de la película a un Danny adulto sumergido en el alcohol con la intención de eludir los poderes psíquicos que tiene. Le cuestionamos su opinión acerca de estos sucesos paranormales: “Creo que hay una energía en el aire que no entendemos del todo. No soy creyente de fantasmas y esas cosas pero sí de fuerzas que no comprendemos. Creo en los presentimientos y sensaciones, como cuando piensas en alguien y de repente te lo encuentras por casualidad, pero nada más”.

Sobre su preparación para emprender esta imponente misión de ficción nos dice que vio El Resplandor varias veces. “Una y otra vez antes de empezar el rodaje de Doctor Sueño. Es fascinante. Kubrick es un genio. Fue un proceso extraño porque veía la película y sabía que yo era el responsable de contar lo que le sucedió posteriormente a Danny. Fue una situación excepcional. No acostumbro involucrarme mucho en la preproducción de una película pero aquí le comenté a Mike que quería ser testigo de la construcción de decorados, revisar diseños de prácticamente todo. Esto me ayudó mucho en la construcción del personaje”, finaliza el actor.