Georgia Barnes, originaria de Londres, ha dado mucho de qué hablar desde «Started Out», canción que la posicionó entre los primeros lugares de BBC Radio en Reino Unido. A partir de ahí, la cantautora, productora y multinstrumentista se dio a conocer en la industria musical con su peculiar estilo pop.

Hace algunos meses, Georgia fue anunciada como parte del lineup del Corona Capital que se llevará a cabo los próximos 16 y 17 de noviembre, convirtiéndose en una gran oportunidad para la artista, quien se siente agradecida de poder pisar el mismo escenario que talentos de la talla de Billie Eilish. En este encuentro que tuvo con Rolling Stone, Georgia compartió su postura ante los nuevos retos que las mujeres atraviesan en la industria musical, la evolución de la producción en la música y los detalles de su reciente sencillo, «About Work the Dancefloor».

¿Cuál ha sido tu primera impresión de la Ciudad de México?

Todavía no conozco mucho pero fui a la casa de Frida Kahlo y Diego Rivera para conocer un poco de la historia y cultura del país. Fue algo increíble, el estar en las calles conociendo el entorno, viendo los colores de las casas en Coyoacán, que es una de las zonas más grandiosas de la ciudad. De hecho, descubrimos lo mejor del mundo: mango con chile y limón, una sensación completamente nueva de sabores, claro que en Inglaterra hay mangos, pero aquí el chile y limón que le ponen encima le da un sabor mucho más dulce [ríe].

Eres una mujer joven que quiere ser escuchada a través de su música. ¿Piensas que ha sido un camino duro conociendo todos los obstáculos que las mujeres han tenido que enfrentar en esta y en otras industrias?

Solamente puedo hablar desde mi experiencia y debo de decir que no lo he encontrado tan desafiante porque yo he forjado mi propio camino en la música por mi habilidad de tocar la batería y producir. Fui muy afortunada de haber tenido esa oportunidad, el de romper con los estereotipos que se tienen de las mujeres dedicadas a la música que en estos días han sido más atrevidas y que actualmente son contratadas. La gente me ha dicho que he sido autosuficiente componiendo mi música y eso se lo debo a mi padre, quien se aseguró de que aprendiera técnicas de grabación para no tener que depender de nadie más. Supongo que todo eso que adopté proviene de la ideología «hazlo tú mismo», de esta manera no dependí de hombres y mujeres músicos para desarrollar mi música.

Compartiré una experiencia: Me encontraba en el estudio de grabación con un productor y le pedí que creara un determinado sonido… lo terminé haciendo yo. De algún modo he construido mi propio camino en el ámbito musical y estoy consciente que no es así para muchas artistas mujeres ya que muchas de ellas dependen de productores hombres y eso puede ser un reto para ellas. Siempre me encuentro rodeada de mujeres, mi mánager es una mujer, la gente que busco son mujeres inspiradoras que siempre construyen su propio camino en esta industria. He sido muy afortunada al no tener que enfrentar todos esos obstáculos todavía, ya sabes, siendo un lugar relativamente dominado por hombres, pero no lo sé, hay muchas artistas del momento que son mujeres, por ejemplo, el Top 10 del Reino Unido de esta semana ha estado liderado por mujeres. Las cosas están cambiando, hay muchas mujeres artistas famosas estos días como Billie Eilish, ella es asombrosa, está haciendo su propia fama y se ha convertido en una inspiración para muchas niñas jóvenes.

Billie Eilish forma parte del lineup de Corona Capital al igual que tú. ¿Cómo te sientes al respecto?

¡Lo sé! Me siento muy emocionada de formar parte de este lineup de Corona Capital, todos me han dicho que es un festival increíble.

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Debes de estar en cierto estado para componer música?

No. Soy muy disciplinada en ese aspecto, lo tomo como un trabajo formal. Cuando era un poco más joven, quería crear música toda la noche porque pensaba que eso era creativo y eso me sirvió de experiencia. Con estas nuevas canciones que he lanzado tuve un régimen, desde ir al estudio a las nueve de la mañana, trabajar 11 horas, cenar e ir a dormir temprano, siempre me he asegurado de tener esa rutina. Claro que no es lo mismo si estás pasando por un mal momento: para esas ocasiones trato de captar esos sentimientos y reflejarlos en la canción, pero no siento que deba de estar en un determinado estado para escribir canciones.

Formas parte de una generación que ha crecido con tecnología, ¿cómo crees que esto ha afectado tu entorno como artista?

Nací a principios de los noventa cuando la tecnología seguía en desarrollo, ahora existen ciertos programas de música en los que grabamos y que se siguen desarrollando. En Inglaterra solía ir a Woolworth a comprar mis discos, somos esa generación que se encuentra en medio y que no quiere soltar esa parte de los viejos tiempos en donde la tecnología era un tanto misteriosa y desconocida, pero también somos esa generación que quiere conservar lo nuevo que ha salido. Pero en términos de música y estudios de grabación es increíble lo que ha pasado y realmente apoyo la tecnología en la música, porque entiendo cómo funciona un estudio y soy muy nerdy cuando se trata de la garantía de un estudio, como ciertos programas de música que se necesitan mantener actualizados con el paso del tiempo. A mí realmente me gustan mucho todas las canciones hechas con verdaderos teclados análogos, para después grabarlo todo en un nuevo programa y después usar algunos de los efectos que tiene como opción. El micrófono que tengo es muy viejo, como de los años sesenta, procesadores de los ochenta, así que estoy al tanto de que a la gente le gusta lo digital y lo análogo.

Sabemos que la inspiración de «About Work the Dancefloor» viene de experiencias en clubes nocturnos que tuviste mientras viajabas. ¿Recuerdas el momento exacto en el que supiste que querías crear algo a partir de esa experiencia?

Sí, totalmente. Estaba en Berlín, que es conocida por el estilo nocturno que se vive desde la década de los veinte, siempre ha sido una especie de lugar clandestino. No fue sorpresa que para la década de los ochenta y noventa se convirtiera en un lugar para disfrutar de la noche en clubes nocturnos. Mis amigos y yo constantemente íbamos a Berlín a disfrutar de esos clubes nocturnos, llegamos a bailar toda una noche y hubo un momento en la pista de baile en el que vi a mis dos amigos abrazándose como si nunca se hubieran visto antes, con esa felicidad y amor puro. Disfruté de ese momento y fue ahí cuando pensé que la pista de baile endulza esos momentos de felicidad porque la gente puede ser quien quiera ser y hacer lo que quiera hacer y como colectivo compartir experiencias abrumadoras; después van a casa a dormir para tener que levantarse en un par de horas e ir a trabajar. Tuve ese momento en el que me di cuenta de que para mucha gente eso es importante, tener un momento para perder la cabeza y expresar nuestro ser.

Missy Elliot es uno de tus ídolos musicales, ¿qué es lo que atrajo tu atención hacia ella?

Todo acerca de ella. En Londres el hip hop ha sido importante para muchas personas, volviéndose el soundtrack de sus vidas, incluyendo la mía. Escuchaba a Wu Tang Clan, Jay Z y DMX, grandes raperos en la industria musical. Un día encendí la radio y de pronto escuché esta canción «Get Ur Freak On» y en ese momento me di cuenta de que era una rapera, no lo podía creer, inmediatamente quise saber quién era ella. En ese entonces yo era muy joven para conocer a todas las raperas antes de escuchar a Missy Elliot, para mí fue inspirador y único. Con el tiempo se volvió uno de los mayores éxitos en Reino Unido, su apariencia era el de una mujer grande y afroamericana con un aspecto increíble con toda esa joyería que usaba y con ropa asombrosa bailando en sus videos fuera de sí con una temática extraña. Todo era muy elegante pero al mismo tiempo vulgar y algo punk, ella rompió el molde y eso es lo que admiro de ella. Después me enteré que ella escribió todas sus canciones e inclusive llegó a escribir para Aaliyah —una de las cantantes de R&B más talentosas que es conocida por «More Than a Woman», entre otras increíbles canciones—; para mí y mis amigas Aaliyah es lo máximo. Es inspirador que una mujer como Missy Elliot estuviera detrás de un talento tan joven que se estaba dando a conocer. Missy Elliot es uno de los íconos más importantes de la industria del hip hop, prácticamente lleva poco más de 10 años en este género, realmente la admiro.

Si tuvieras la oportunidad de hacer una colaboración con ella, ¿cómo sería?

Cuando comencé a grabar mi primer disco, todo el tiempo escuchaba las canciones de Missy Elliot en el estudio y debo decir que, si tuviera la oportunidad de colaborar con ella, probablemente comenzaríamos con algo scratch, ya sabes, yo tocando la batería mientras ella rapea, inclusive creo que podríamos formar una banda punk [ríe].

Algunas personas dicen que la fama conlleva responsabilidad, ya que los artistas son modelos a seguir para la gente joven. ¿De alguna forma te sientes responsable del mensaje que quieres transmitir a través de tus canciones?

No sé mucho acerca de la fama, pero puedo relacionar la pregunta con la parte en que nosotros tenemos una gran responsabilidad con las generaciones de hoy en día. La responsabilidad que tengo con la gente es introducirles nuevos sonidos, porque artistas como Missy Elliot me introdujeron a la música india; me gustaría que la gente al escuchar mi música tuviera la curiosidad de saber cómo compuse determinado sonido. Tenemos la responsabilidad de que la gente vea más allá de un género, que vea el trabajo que hay detrás de todo ello, que conozcan canciones antiguas y la inspiración que estas generaron para crear nuevas propuestas que se están escuchando hoy en día, que escuchen otros géneros. Voy a mencionar un ejemplo, a mí me encanta Rosalía, me encanta la música latina y cuando escucho algún tema de Rosalía es como si escuchara un poco del sonido de Celia Cruz y de toda la música latina. Estoy aprendiendo acerca de la música latina y la importancia que tiene para las personas de Latinoamérica, es un poco académico pero lo encuentro interesante.

Estuviste en Glastonbury, ¿qué se siente el haber formado parte de uno de los festivales de música más importantes del mundo?

Fue totalmente abrumador, tocamos un show fantástico en frente de miles de personas en donde todo el mundo lo disfrutó, se emocionó y se conmovió, fue muy especial, algo que recordaré por el resto de mi vida. Fue algo fantástico el haber podido formar parte de todo eso. Glastonbury es un festival único, en donde cada artista se sintió agradecido de haber estado ahí, pero estoy ansiosa por el Corona Capital.

¿Cuáles han sido las canciones con las que has estado obsesionada últimamente?

Realmente estoy obsesionada con «Panini» de Lil Nas X, ya que fue escrita por mis dos amigos Take a Daytrip —el mejor dúo de producción— y estoy sorprendida porque sólo tienen 18 años y son de California y han escrito una de las mejores canciones del momento.