#JusticiaParaGiovanni: fuerza excesiva a la mexicana

Giovanni López fue asesinado a manos de los policías en Jalisco. El caso y la tensión en Estados Unidos ha despertado el interés de los mexicanos por la brutalidad policial en el país.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
#JusticiaParaGiovanni
Escrito por Alejandra Pérez

#JusticiaParaGiovanni

La creciente tensión en Estados Unidos nos ha llevado a preguntarnos si en México el abuso de la fuerza por parte de los cuerpos policiacos existe, y una vez más, los datos son desesperanzadores.

El 4 de mayo de este año, miembros del cuerpo policiaco de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco detuvieron a Giovanni López de 30 años. Los policías hicieron uso de la fuerza por medio de golpes y maltratos para ingresar a Giovanni a la patrulla, y se lo llevaron. Christian López, su hermano, relató el incidente y afirmó que obtuvieron el número de teléfono del alcalde el municipio, Eduardo Cervantes Aguilar, quien les dijo que pasaran a recogerlo a la Comisaría al día siguiente.

La familia de López llegó a recogerlo y  les informaron que había sido trasladado del Hospital Civil de Guadalajara porque “estaba grave” y “se les había pasado la mano”.

Al llegar al Hospital, le informaron a la madre de Giovanni que su hijo no se encontraba ahí y fue remitida al SEMEFO. Los miembros del SEMEFO no permitieron que el cuerpo fuera reconocido en un principio, posteriormente, la madre de Giovanni pudo verlo y reconoció a su hijo “golpeado, torturado y con un balazo en la pierna”.

El acta de defunción indica que su muerte fue a causa de un “traumatismo craneoencefálico” —lesiones físicas producidas sobre el tejido cerebral que alteran de forma temporal o permanente la función cerebral– según los Manuales MSD con fecha del 5 de mayo a las 22 horas.

 

La familia de Giovanni también afirma que Cervantes Aguilar les ofreció una suma de 200 mil pesos para guardar el video que fue difundido recientemente, generando revuelo en redes sociales y visibilizando un claro abuso de poder.

El hermano de Giovanni alega que éste fue detenido por 10 policías por no utilizar cubrebocas, mientras que a un mes del incidente, el Fiscal del Estado de Jalisco, Gerardo Solís Gómez, respondió en un comunicado de prensa que han recabado informes de la autoridad municipal para integrar la carpeta de investigación y que en éstos no se hace referencia a la falta de uso de cubrebocas, pero que sí “se hace referencia a una detención administrativa de una persona agresiva” y que los policías “tendrán que explicar cuál fue el acto de molestia y cuáles fueron las razones que propiciaron el uso de la fuerza en su detención”.

También dijo que en la autopsia se “advierten una serie de lesiones que por su naturaleza llevan a una gravedad extrema que puede propiciar la muerte” y que se está “investigando a personal del Ayuntamiento de Ixtlahuacán", incluyendo al Comisario de la corporación. Además, calificó el delito como un homicidio.

Confirmó que los oficiales que están siendo investigados siguen activos en su cargo y que si no han sido relevados del puesto es porque la decisión “corresponde al alcalde” y si él no lo ha hecho “sus razones tendrá”.

El Estado de Jalisco investiga a los policías de Ixtlahuacán de los Membrillos en tres carpetas distintas por abuso de autoridad.

Hoy, cientos de manifestantes se reunieron en Guadalajara para exigir justicia ante el asesinato de Giovanni López, en donde fueron agredidos por los policías y también recibieron gas lacrimógeno y gas pimienta. Usuarios de redes sociales han viralizado el hashtag #JusticiaParaGiovanni para dar visibilidad al caso.

 

Hace unos momentos, se difundió un video en el que un policía de Jalisco grita: "¡Los vamos a matar!" a un grupo de personas que se manifestaban en el Palacio de Gobierno por el caso de Giovanni.

La brutalidad policial y el uso de fuerza excesiva en México son ignorados por los ciudadanos y las autoridades

Desafortunadamente, el fallecimiento de Giovanni no representa un caso aislado en México. Previamente, en varias ocasiones se ha detectado el abuso de la fuerza por parte de los cuerpos policiacos e incluso también por parte de miembros del ejercito.

Recordando la represión de Atenco en 2006, donde policías municipales, estatales y federales fueron acusados de reprimir de manera violenta las manifestaciones que fueron llevadas a cabo el 3 y 4 de mayo de ese año. Los policías utilizaron tortura sexual, violencia física y psicológica.

En 2014 sucedió el caso Ayotzinapa donde la desaparición masiva de 43 estudiantes a manos de los cuerpos policiacos, muestran la opresión por parte de la autoridad y la enorme violación de los derechos humanos. Seis años después, no ha habido justicia.

Éstos son sólo algunos casos.

 

Recientemente, se viralizó un video en el que se aprecia cómo un miembro de la policía municipal de Tijuana, Baja California, presiona su pie en el cuello de la víctima y lo asfixia. El fallecido era Oliver López, quien se encontraba en situación de calle. La Fiscalía General de Baja California lo investiga, y la Sindicatura Municipal suspendió a los involucrados. El hecho fue documentado el 28 de marzo de este año.

El caso de Giovanni y el de Oliver López han sido los más visibles en los últimos meses, desde que el movimiento Black Lives Matter comenzó a dar la vuelta al mundo, a causa del asesinato de George Floyd. Los mexicanos nos preguntamos si se han visibilizado los abusos por parte de la policía en México lo suficiente.

Por otro lado, en uno de los muchos casos propiciados por militares, a principios de este año, miembros de la Sedena balearon a dos jóvenes de 17 y 19 años en Sonora. El caso presenta irregularidades debido a que los dos jóvenes no se encontraban armados. La madre de una de las victimas expresó su desconfianza ante el caso: “Es un caso perdido porque no podemos competir con el gobierno, siento impotencia porque mi hijo era un menor de edad y estaba desarmado”.

Las declaraciones de la madre de la víctima dejan claro el sentir de muchos mexicanos ante los casos del uso de fuerza excesiva. La desconfianza ante el rendimiento de las investigaciones nos ofrece un panorama desesperanzador.

La falta de transparencia e irregularidades en la investigación se muestran en el caso de la indígena nahua Ernestina Ascencio Rosario, quien a los 73 años fue abusada sexualmente por miembros del ejercito en Veracruz. Ernestina fue quien lo afirmó justo antes de morir a causa de las lesiones provocadas. Hasta ahora, existe controversia acerca de las distintas versiones del caso y la complicidad del entonces presidente, Felipe Calderón.

Los pocos casos que menciono en este escrito deberían alarmarnos a todos y ayudarnos a crear consciencia de que el uso de fuerza excesiva y la brutalidad policial no es exclusiva de nuestro vecino del norte, al contrario, en México aún tenemos mucho trabajo por hacer con el fin de erradicar los malos tratos y el abuso de parte de los que nos cuidan.

 

Esta nota será actualizada conforme a la continuación de los hechos.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook