En 2014, la carrera de Charli explotó, creada por un trío de éxitos pop: "Fancy" con Iggy Azalea, el sencillo "Boom Clap" y la omnipresente colaboración con Icona Pop en "I Love It". "Lo hice" —y se refiere al "éxito global"— "¿Me hace sentir satisfecha artísticamente?", pregunta Charli. "No". Así que para su tercer álbum dejó de preocuparse y abrazó lo extraño. En canciones disonantes con Auto-Tune como "Click" y "Next Level Charli", se apoya en el caos electrónico organizado que introdujo en su mixtape, Pop 2. "No estoy pensando: '¿Esto es demasiado raro?'", dice Charli. "No me importa que no llegue a la radio".

 

El último álbum que Charli lanzó no estuvo a la altura de sus estándares de una manera crucial. "Aunque estoy muy orgullosa de Sucker", dice, "sabía que no estaba haciendo la mejor música que quería escuchar cuando estaba de fiesta". Así que esta primavera, ella y el fundador de PC Music, AG Cook, pasaron ocho semanas grabando en Los Ángeles. ¿Cómo empezó la fiesta de Charli? "Decíamos como: 'A la mierda'", afirma. "'Vamos a hacerlo'".