Ariana Grande
Crecer sin remordimientos

Con tan sólo 15 años, su carrera despegó protagonizando la serie de Nickelodeon, Victorious. Era pelirroja y delicada, pero al cantar, su potente voz hacia que todas las cabezas giraran. En 2013 lanzó su álbum debut Yours Truly, pero no fue hasta un año después, con My Everything, que se convirtió en una estrella a nivel global con uno de los sencillos más poderosos de 2014: “Problem”. Para 2016 con Dangerous Woman, ya era una diva en ascenso. Su sonido mucho más maduro y adulto que sus anteriores producciones. Sin embargo, el punto álgido en la carrera de Grande vino de la tragedia. El 22 de mayo de 2017 un atentado terrorista en Manchester tuvo lugar justo después de un concierto de la cantante. Hubo decenas de víctimas, lo que le causó a Grande una gran ansiedad y estrés postraumático. Además, en 2018, un mes después del estreno de su cuarto álbum de estudio, Sweetener, falleció su exnovio, Mac Miller, a causa de una sobredosis. Estas situaciones, junto con el rompimiento de su compromiso con Pete Davidson, orillaron a Ariana a encontrar en sus más profundos sentimientos el origen de su último álbum de estudio: Thank U, Next. En este, podemos escuchar el renacimiento de Grande, con canciones aclamadas por la crítica y mundialmente famosas. Ninguno de estos logros fue el primero para Ariana, pero su evolución musical –y personal– la convierten en una de las figuras femeninas más importantes del momento.

 

 

Beyoncé
Empoderamiento femenino

Beyoncé Giselle Knowles-Carter es multifacética: cantante, compositora, bailarina, actriz, modelo, diseñadora y empresaria. ¿Hay algo que no pueda hacer? Su disco número cinco, Beyoncé, ha sido el LP más vendido en la historia de iTunes. En tan sólo tres horas vendió 80 mil copias. “Queen B” ha inspirado a su público con un poderoso discurso feminista y su incesante búsqueda de paga igualitaria, además de su innegable talento en el escenario. En Lemonade, su más reciente –y controversial– material, encontró fuerza en su música, su familia y en sus raíces. Superó una infidelidad y al mismo tiempo se consolidó como una de las artistas más aclamadas de la historia con un álbum Número uno en todas las listas de popularidad. Una fuerza de la naturaleza que sin duda ha marcado el paso en la manera en la que consumimos música y que ha definido el pop en estos 10 años. La intérprete afroamericana mejor pagada de la historia, también colecciona un total de 70 nominaciones al Grammy. No se puede hablar de esta década sin mencionar a Beyoncé y su paso estruendoso por los escenarios desde “Crazy in Love” hasta “Formation”.

 

 

Bruno Mars
Un espectáculo en persona

Bruno Mars comenzó su carrera desde los cinco años de edad en su natal Hawai. Con el paso de los años ha ido sacando a relucir sus talentos como compositor, coreógrafo y cantante. Dentro de la década ha sido una de las figuras más influyentes por su constante experimentación en sonidos, letras y expresiones. Ha vendido más de 170 millones de copias a nivel mundial, lo que lo convierte en uno de los artistas más prolíficos de estos tiempos. Pero su éxito comercial no es lo que lo sitúa como un personaje tan relevante, es su personalidad en el escenario, su habilidad para crear baladas y éxitos de baile en un segundo, sin necesidad de nadie más. Un icono que al encenderse los reflectores se transforma en un espectáculo completo. En 2010, el sencillo “Just The Way You Are” recorrió el mundo, no había nadie que no quisiera que le dedicaran esas palabras. Con su segundo LP, Unorthodox Jukebox jugó con los límites del pop. En “Tresure” revivió el funk de los años ochenta, sin perder el romanticismo y el amor por las baladas con la desgarradora “When I Was Your Man”. 10 años después, los sentimientos de sus fans, siguen en las palmas de sus manos y los maneja a su antojo con cada canción que compone.

 

 

Drake
Un improbable camino hacia el éxito 

¿Cuántas estrellas del hip hop han saltado a la fama después de actuar en un programa de adolescentes? A diferencia de Will Smith con El príncipe del rap, Aubrey Graham –mejor conocido como Drake– inició su carrera actoral tiempo antes de convertirse en rapero. Actúo en la franquicia canadiense Degrassi hasta 2009, un año después de haber lanzado su primer mixtape. Drake ingresó a esta década con el lanzamiento de su álbum debut Thank Me Later, –el cual permanece como una de sus mejores producciones– bajo el sello discográfico de su mentor Lil Wayne, Young Money Records. En 2011, regresó con Take Care para mostrar los conflictos que se daban en su mente. La evolución musical de Graham es evidente a lo largo de sus álbumes de estudio, en donde incorpora distintos elementos de otros géneros. Él mismo ha afirmado que los estilos caribeños que se pueden escuchar en algunos de sus tracks representan algunas de sus mayores influencias musicales. El primer álbum doble del intérprete (Scorpion, 2018) es su lanzamiento más arriesgado en toda la década, con el lado A presentando un disco de rap, mientras que el lado B es orientado por el R&B. Durante esta década, Drake ha colaborado con artistas latinos como Bad Bunny, e incluso ha cantado en español, lo cual ha impulsado su reconocimiento internacional.

 

 

Ed Sheeran
El sueño cumplido
Con tan sólo 16 años, Sheeran salió de su casa y se mudó a Londres para perseguir su carrera artística. En 2011 publicó su primer EP, de manera independiente, y llamó la atención de Elton John. De intérprete a intérprete comenzaron una gran relación y el talento de Sheeran fue obvio para el intérprete de “Rocket Man”. Rápidamente después de esta revelación, la carrera del inglés despegó y sus composiciones originales se convirtieron en himnos pop alrededor del mundo. Pronto los temas que había escrito en su cuarto sonaban en lugares que el cantante nunca imaginó. Desde el inicio de la década, la vida de Sheeran dio un giro de 180 grados y con X conquistó a la crítica y se consolidó entre sus fans. A partir de ese momento se convirtió en uno de los artistas más prolíficos con shows agotados en todas sus giras y con millones de reproducciones de éxitos como “Don’t” y “Photograph”. Sheeran revolucionó la década, pasó de ser un chico cualquiera a un compositor aclamado y respetado. En tan sólo 10 años dejó de ser un niño y se volvió referente en el mundo del pop. Pero tuvo que aprender a poner límites. Su vida privada se vio afectada debido a las redes sociales y fue un golpe duro para el compositor, sin embargo, alejó a sus demonios y escribió éxitos con su estilo.

 

 

Kendrick Lamar
Múltiples voces dentro de una

Kendrick ganó reconocimiento mundial con los distintos usos que le da a su voz, su contenido lírico y el hábil flujo de los ritmos en sus tracks. Su álbum debut Good Kid, M.A.A.D City lo puso en el ojo púbico en 2012, con éxitos como “Swimming Pools (Drank)”, “Bitch, Don’t Kill My Vibe” y “Poetic Justice”. Lamar es considerado uno de los mejores raperos de todos los tiempos; su contenido lírico hace críticas sociales y también destaca detalles de su infancia en Compton, California, en donde abundan las pandillas. De hecho, su padre fue miembro de la famosa pandilla Gangster Disciples, pero este no fue el caso de Lamar. El intérprete ha afirmado que no utiliza drogas –un tema recurrente en el hip hop– y fue un excelente estudiante en su adolescencia. Pero uno de los grandes elementos de Lamar es su voz; en su música utiliza diversos tonos para representar distintos personajes y darle un tono de expresión específico a sus versos. Su más reciente disco de estudio DAMN. (2017) hizo historia como el primer álbum de un género distinto al jazz o clásico en ganar el Premio Pulitzer de Música. Lamar es experto en combinar elementos de funk, jazz, pop, soul, hip hop e incluso poesía. Estos son, solamente algunas, de las razones por las cuales Kendrick Lamar es una de las figuras más importantes de la década.