El año pasado, Brittany Howard puso en pausa Alabama Shakes para comenzar su carrera como solista y crear Jaime, su álbum debut. “Creo que sólo quería un mayor control para tomar mis decisiones, no sólo musicalmente sino también en la vida en general”, confiesa la cantautora estadounidense para Rolling Stone. Howard nació en Athens, Alabama, hija de una madre blanca y un padre afroamericano. Tuvo una hermana, Jaime, quien murió cuando tenía 13 años a causa de cáncer en el ojo. Jaime le enseñó a tocar el piano y escribir poesía, por lo que Brittany le dedicó su primer disco en solitario. “Realmente no creo que cuando alguien se muere, simplemente se evapora. Siento que su espíritu todavía está aquí, empujándome hacia adelante para hacer lo que sea que quiero hacer. Cuando éramos niñas, ella me mostró cómo usar mi imaginación y lo importante que era, especialmente porque como crecimos en la pobreza y nuestro hogar no tenía mucho dinero, nuestra imaginación era realmente importante para nosotras. Por eso se lo dediqué a ella, no sería lo que soy hoy sin ella”, reconoce.

Para Brittany Howard, la esencia de este álbum es ser honesta. Sus canciones tratan sobre temas como la sexualidad (“Georgia”), la birracialidad (“Goat Head”) y la culpa religiosa (“He Loves Me”). Por esta razón, el proceso de composición fue distinto para cada una de estas canciones: “Cada canción tiene su propia historia, es decir, tiene su propia música, sentimientos y línea de tiempo”.