Pasajes que inspiran

Después de más de tres décadas de ser parte de Radiohead, el guitarrista Ed O'Brien decidió lanzar 'Earth', su primer álbum como EOB. Una experiencia de mucho aprendizaje.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Universal
Escrito por Pablo Monroy

En 1985, Ed O’Brien, Phil Selway, Thom Yorke y los hermanos Greenwood formaron Radiohead. 35 años después, Ed O’Brien decidió lanzar su primer álbum como solista. O’Brien es uno de los guitarristas más reconocidos a nivel mundial. Figura en la lista de los 100 mejores guitarristas de la historia creada por Rolling Stone, sin embargo, no es algo de lo que se sienta particularmente orgulloso.

“Me siento avergonzado, no me veo como un gran guitarrista. Sólo hago lo que hago. Me halaga pero me avergüenza también. Una amiga mía es ahijada de Eric Clapton, ella cuenta que una vez estaba con él cuando alguien llegó a pedirle un autógrafo, la persona le preguntó a Eric: ‘¿Qué se siente ser el mejor guitarrista del mundo?’ a lo que Clapton contestó: ‘No lo sé, pregúntale a Prince’. Si Clapton no cree que es el mejor guitarrista yo tampoco creo serlo. Cuando escuchas las últimas entrevistas de John Lennon te das cuenta de que era abierto con sus propias inseguridades musicales. Estoy halagado de que a la gente le guste lo que hago, pero sólo hago lo que hago”.

Te puede interesar: Fiona Apple regresa con 'Fetch The Bolt Cutters'

Earth es el nombre del primer material de EOB, fue producido por Mark Ellis “Flood”, quién se ha encargado de la producción en álbumes de U2, Depeche Mode, Nick Cave y muchos otros. También participaron músicos como Glenn Kotche, baterista de Wilco, Adrian Utley, guitarrista de Portishead, Laura Marling y Colin Greenwood.

“Fue fantástico, una atmósfera de mucha creatividad, muy amable y de mucho apoyo. ‘Flood’ y yo nunca peleamos. Nos tomó mucho tiempo hacerlo, la próxima vez creo que estaremos más concentrados. Pero sólo nos estábamos dejando llevar e intentando hacerlo a nuestra manera”. Para Ed, este álbum es sólo el comienzo de toda una carrera como solista, él afirma que creará más álbumes y trabajará con más gente. “Creo que la próxima vez podría trabajar con las mismas personas, pero me gustaría trabajar con otras también. Otros productores u otros músicos. Me gustaría trabajar con alguien que produzca pero que también se encargue de hacer música”.

Para Ed, la música es algo muy visual, las combinaciones de sonidos y melodías lo llevan a distintas locaciones. Este álbum se inspiró en varios lugares, por lo que al escuchar Earth, emprende un viaje musical que visita varios sitios distintos.

“Me lleva a muchos lugares, ‘Shangri La’ me remonta a la reunión de una tribu, o a un grande y hermoso festival en el campo como Burning Man o Glastonbury. ‘Olympic’ me lleva a las montañas en Grecia. ‘Brasil’ me lleva a un campo verde y después veo las montañas desde el cielo. Me dirige a otras locaciones, cuando escucho la última canción, ‘Cloke of the Night’, estoy en una pequeña casa con un dormitorio y una chimenea, hay viento afuera y está lloviendo”.

 

El proceso del disco inició en 2012, cuando Radiohead terminó una gira y Ed empezó a vivir en Brasil. La familia O’Brien decidió recluirse en un rincón del país sudamericano y dejar la ciudad para vivir en una pequeña casa de adobe junto a una cascada. Cerca de su hogar había una montaña, del otro lado de esa montaña, Led Zeppelin escribió gran parte de Led Zeppelin III.

Hay algo en el aire allá que te hace ser creativo”, afirma Ed. Su vida se resumió en familia y música. Ed llevaba instrumentos para crear un álbum electrónico, sin embargo, los sonidos creados con computadora no se llevaban bien con el escenario en el que el artista se encontraba, “el dubstep no tenía sentido en Brasil”.

Ed pensaba en el movimiento del acid house, eso era lo que él quería crear, algo más cercano a Screamadelica de Primal Scream. Descartó lo que tenía y empezó de cero.

“Empecé a escuchar a mi cabeza y a seguir mi corazón”, afirma el músico. “No he escuchado nada de lo que hice en esa etapa, cuando hablo de eso pienso: ‘Tal vez debería regresar a escucharlo’, tal vez hay algo bueno ahí, algún día regresaré a ese material”.

Después de tocar más de tres décadas como parte de una de las bandas más influyentes, uno pensaría que O’Brien ya no conoce los nervios, sin embargo, para el guitarrista, su primer concierto con este nuevo proyecto fue algo que lo tenía muy ansioso. O’Brien aprendió que sólo era cuestión de hacerlo.

“Estuvo muy bien, fue de esas veces en la vida en las que te sientes incómodo. Pero sólo es cuestión de hacerlo, y repetirlo. Una vez que lo haces se vuelve más familiar. Normal no, pero familiar. Los nervios son buenos, sales de tu zona de confort. Si siempre estás cómodo nunca vas a crecer”.

Te puede interesar: Fiona Apple regresa con 'Fetch The Bolt Cutters'

Como parte de Radiohead, O’Brien siempre busca sacarle a su guitarra los sonidos más raros o fuera de lo común y adaptarlos a las canciones, pero con este proyecto, tuvo que adaptarse a hacer más cosas y adaptó un nuevo rol.

“En Radiohead no estoy cantando, así que tengo más tiempo de experimentar. Sí logré crear algunos sonidos de ese estilo pero estaba haciendo muchas cosas al mismo tiempo así que no tuve tiempo para experimentar como con Radiohead. Estaba tocando el bajo, los teclados, cantando, escribiendo, así que no tuve tiempo de meterme de lleno a eso. Creo que ese es uno de los puntos fuertes de Radiohead, que cada uno tiene su manera de hacer las cosas y se enfoca mucho en eso”.

Después de más de 30 años de ver a Thom Yorke ser el líder y vocalista de la banda, O’Brien afirma que le ha aprendido mucho, pero no se imaginaba que cantar y estar al frente sería de esa manera.

“Es interesante, creo que siempre he sido increíblemente alentador y compasivo con la situación de Thom, pero hasta que no te paras y lo haces, no puedes saber cómo se siente”.

Te puede interesar: Rita Ora, el Fénix Renace 

Ed afirma que salió de esto como un músico totalmente diferente al que empezó el proceso, su lección más grande fue siempre estar en búsqueda de la verdad.

“Lo que aprendí de este proceso es buscar la verdad. Siempre me pregunto: '¿Cuál es la verdad aquí?'. Es algo muy poderoso. ¿Cuál es la verdad real?, no la verdad que pretendes que sea”.

Escucha el disco a continuación:

 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook