'Todxs Nosotrxs': una entrevista con Vera Egito (Parte 2)

La creadora y directora de la serie, comparte todos los pormenores detrás de este gran proyecto.

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Vera Egito es la creadora y directora de Todxs Nosotrxs, la nueva serie brasileña de HBO. Egito compartió muchos detalles acerca de esta interesante propuesta que narra la historia de tres chicos de Sao Paulo con una forma muy diferente de ver la vida, el amor y su sexualidad.

Puedes leer la parte 1 de esta entrevista aquí.

¿Cuál fue la importancia de la representatividad en el equipo, tanto delante como detrás de cámara?

VE: Aprendí en ese proceso que representatividad es una palabra peligrosa. ¿Hasta qué punto una mujer brasileña, caucásica, hétero y cis me representa? Muchas mujeres tienen el mismo fenotipo y origen cultural que yo y no me representan en casi nada. Aprendí también que podemos hablar en visibilidad, que tener personajes y un equipo diversos le da visibilidad a un tema. Tener un equipo diverso, con mujeres y un hombre trans, hizo que los actores se sintieran muy acogidos por ese staff, no que un hombre cis no pueda ser afectuoso, puede y debe serlo. Pero en general, muchas veces no es lo que sucede. Cuando tienes a una mujer dirigiendo, a un hombre gay dirigiendo, a un microfonista que es un hombre trans, a una jefa de maquillaje que es una mujer trans, cambia todo. Si hubiera un hombre allí que tal vez fuera abusivo, o con intenciones de hacer un chiste machista, cambiaría. Porque no está entre un montón de hombres que se van a reír de su chiste, él sabe que nadie se va a reír, que ese es un ambiente donde las personas están seguras. Pensar en un set diverso no es pensar en un set sin hombres cis, puede haber hombres cis en el set, el problema es que ellos sean la mayoría absoluta.

 

¿Por qué la opción de comedia dramática para el género de la serie?

VE: Primero por una conexión personal, es un género que me gusta mucho. Hay algo inteligente en la comedia dramática, que es la auto ironía, el modo más elegante de humor. La comedia dramática trabaja mucho con la identificación, te da personajes contemporáneos con los que te identificas. Esa capacidad de hacer auto humor hace que veamos el ridículo en nosotros mismos. Es un desafío para pensar en el público y como autora, porque escribir comedia dramática es muy difícil. Está siempre en ese límite del “tómame en serio”, “ahora puedes reírte”, “ahora tienes que llorar”, es una escritura muy desafiante. Y dirigir a actores en comedias dramáticas también es muy difícil, porque ellos también transitan en ese límite. La comedia dramática es un género pop. Cuando piensas en un producto joven, ese género es perfecto, porque llega a mucha gente.

Ese proyecto va a ser exhibido en otros países. ¿Cómo crees que esta historia puede conectar con nuestros vecinos latinoamericanos?

VE: Por lo que estoy viendo, el debate de género, raza y sexualidad también está presente en los países de América Latina e incluso en el Caribe y Norteamérica. Algunos de ellos son más cerrados que Brasil, algunos menos. Pero estoy segura de que ese tema puede tocar a todes. La cuestión del pronombre neutro también es una cuestión de Latinoamérica, donde se habla español, que también tiene esa división entre “él” y “ella”, entonces las personas no-binarias en la América española tienen esa misma cuestión de lenguaje que hay acá en la América portuguesa. En los Estados Unidos ya se usa el they como pronombre neutro, aunque también tengan los pronombres “he” y “she” bien divididos, entonces eso también es una cuestión allá. San Pablo es una metrópolis que se conecta con muchas metrópolis americanas y latinoamericanas en muchos aspectos. Tenemos esa pretensión de que esas vidas y esas cuestiones encuentren reverberación en muchos países.

DANIEL RIBEIRO, guionista

¿Cómo fue el proceso de transportar esta historia a la pantalla?

DR: Después que tienes el guion, cuando eliges el elenco y ves a esas personas trayendo su personalidad al personaje, siempre es muy enriquecedor. Imaginamos muchas cosas cuando escribimos el guion, pero los personajes realmente toman vida cuando llegan los actores. Esta serie tiene tantas cuestiones, como identidad de género, sexualidad y cuestiones raciales, entonces su físico importa mucho, en el sentido de quien son ellos para el mundo. Maia tiene que enfrentar el racismo, Vini es gay pero es más careta, Rafa tiene la cuestión de género. Cuando los actores entran a ese proceso, y lo vamos construyendo, es muy enriquecedor y genial. Terminamos por dejar atrás el guion y llega un momento en el que hasta nos olvidamos de la imagen que habíamos construido antes. Se convierte en algo nuevo, con la suma de muchas personas y del escenario. Es genial cuando la realidad de todos esos procesos impacta en el guion.

 

¿Cuáles fueron los principales desafíos de filmación en los episodios?

DR: Las cuestiones técnicas del cabello de Rafa fueron un desafío curioso. No conseguimos filmar en orden cronológico, entonces tuvimos que usar una peluca. Ese proceso del ir y venir temporal de Rafa fue un desafío. Las escenas de Rafa cortándose el cabello fueron filmadas cuando usaba peluca, entonces tuvimos la precaución de filmar desde el ángulo correcto para que no pareciera que era una peluca. Pero en general fue una filmación muy tranquila, sin muchos retos más allá de los de una filmación normal. El elenco estaba completamente compenetrado, algo que era esencial. Cuando estábamos en el set, era más fácil filmar con ellos, había toda una naturalidad, ellos incorporaron muy fácilmente el personaje.

 

¿Cómo fue el entrenamiento de los actores para conquistar esa intimidad antes de ir al set?

DR: Sucedió algo muy curioso. Ya habíamos comenzado el ensayo con los tres protagonistas, pero Clara sufrió un accidente de bicicleta y no pudo participar en el ensayo durante una semana. Julianna y Kelner ensayaron solos la primera semana y desarrollaron esa amistad entre Maia y Vini, y cuando llegó Clara, fue como el momento en el que Rafa llega la serie. Ellos ya eran un poco más íntimos que con Rafa, lo que permitió que desarrolláramos antes esa amistad, que es un poco más antigua. Ensayamos con todo el elenco, aún con los que tenían papeles menores, para que se conocieran y eliminaran cualquier tensión. Siempre hice hincapié en ensayar en mis trabajos. Tener esa relación ya creada entre los actores es esencial.

 

¿Cuál es la importancia para ti de haber participado en esta serie?

DR: Toda mi carrera se basa en cuestiones LGBTQIA+, soy de ese universo y las cosas que escribí son parte de quien soy. Hablar sobre personajes gays, el universo LGBTQIA+ como un todo, forma parte de mi vida, de mí día a día. Maia, Rafa y Vini tienen un poquito de las personas que conozco, de las historias que escuché. La serie es un reflejo en la pantalla de ese universo que vivo. Además de tratar temas que son importantes para mí, es ver una realidad, que no siempre es retratada, formando parte ahora de una plataforma gigante como HBO.

 

¿Cuál es el principal mensaje que la serie quiere transmitirle al público?

DR: Es una serie que muestra que todos son humanos y tienes sus fallas. A veces quien señala, eventualmente será señalado. No queríamos que la serie fuera maniquea, o que cualquiera de los personajes fuera perfecto, todos se equivocan y tienen cosas para deconstruir. Es un reflejo de la sociedad. Tenemos tres personajes con características positivas, pero también fallas con las que los espectadores pueden relacionarse sin sentirse oprimidos cuando oyen algo sobre un tema que desconocen, o no están de acuerdo, y logren, así, elaborar sobre sus propios prejuicios con la ayuda de esos personajes.

 

VERA EGITO, DANIEL RIBEIRO Y ROBERTO RIOS

¿Por qué una serie como Todxs Nosotrxs es relevante?

VE: Deseo que sea relevante por varios motivos. Primero, que las personas realmente se diviertan y se involucren con los personajes, esa es la primera pretensión de cualquier escritor. Creo que eso, por sí solo, es relevante. Conectarte con una historia y que esa historia te emocione, te haga llorar, reír, esa es la mejor experiencia de la vida. Tener a HBO delante en ese proyecto también tiene una importancia inmensa. Nunca hubo ningún cuestionamiento creativo y temático de HBO a la historia, ellos nos dieron libertad total y la confirmación de que esas historias son válidas. Esas experiencias son brasileñas y legítimas como cualquier otra y toda narrativa importa, toda persona importa. Esa es la importancia de Todxs Nosotrxs. Queremos divertir, hacer reír, entretener y reafirmar que esas narrativas son y siempre serán válidas.

DR: Creo que todas las series que hablan sobre temas tabú son importantes en general. Un tema tabú es el que no discutimos en sociedad, entonces hablar de ese tipo de series es esencial en cualquier período de la historia. Y en períodos en los que las personas están más conservadoras, no están abiertas para oír lo nuevo, lo diferente, es más importante aún. El audiovisual tiene esa capacidad de echar luz sobre temas, y una serie como Todxs Nosotrxs ofrece cuestiones sobre las que nunca nos detenemos a pensar, como identidad de género, cuestiones raciales, varias cuestiones sutiles incluso entre quien no es conservador. Todxs Nosotrxs echa luz sobre varios temas esenciales para que las personas aprendan y crezcan. Esa serie no tiene la necesidad de combatir nada ni nadie, pero llama a conversar sobre esos temas.

RR: Es importante destacar que las decisiones en un proyecto ocurren con mucha anticipación. Cuando llega a la pantalla, ya pasó por tres o cuatro decisiones muy importantes, una de ellas es si el proyecto encaja o no en lo que buscamos. La primera charla sobre Todxs Nosotrxs tiene más de dos años, no sabemos qué va a suceder, nosotros interpretamos tendencias. Todxs Nosotrxs tenía todos los atributos que las producciones de HBO tienen: es auténtico, genuino, fresco. Y tiene a ese personaje bastante especial, Rafa. Eso implicó una serie de novedades para nosotros, desde la manera como se trataría la cuestión del género no-binario, hasta la utilización de la letra “e” en lugar de “o” o “a”. Aprobamos una serie que era muy original, muy auténtica, bien escrita, con personajes bien estructurados y que trataba sobre tres jóvenes en busca de su lugar en el mundo. Y jóvenes de edades diferentes, lo que generó una dinámica muy divertida, que es lo que más queremos: contar una historia que va a entretener y a hacer que las personas piensen un poco. Estamos muy orgullosos del proyecto, tenemos la consciencia de que hicimos una cosa que es extraordinaria, como fueron Pico de la Neblina, Jardín de Bronce, Entre Hombres y otros proyectos más antiguos.

¿Cuál es la importancia de formar parte de este proyecto en este momento?

Roberto Ríos (HBO): La generación más joven tuvo una educación un poco más abierta, lo que permitió que no piense solo en una supervivencia fisiológica, sino también espiritual, de encontrar un trabajo que le dé satisfacción. Y también encontrar cuestiones que antes estaban esperando ser descubiertas, que no eran comprendidas por generaciones anteriores. La identidad de género y la sexualidad son elementos muy importantes que deben ser explorados. Eso es muy universal, es un problema humano. Existe una dificultad mayor de llegar hasta él, de expresarlo, según la sociedad en la que habitas, ya que algunas son más abiertas, otras menos. La vida de un joven en una gran ciudad es muy parecida en todas partes.

 

Esta entrevista es cortesía de HBO.

 

 

COMPARTIR:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook